Colchones para cuna baratos y de calidad

Es importante saber que hasta los dos años de edad, los bebés duermen durante el 50% del día. Es por eso que es fundamental elegir cualquiera de los colchones para cuna que disponemos y que según la edad del bebé podremos minimizar el riesgo de malformaciones durante el importante desarrollo de la columna vertebral.

Colchón cuna Pigu, doble etapa

Colchones ¡Oferta!
0 out of 5
134,00235,00

Colchones de cuna para todas las necesidades de descanso

Hay ciertas cosas que debemos tener en cuenta al comprar el colchón para la cuna de nuestro bebé. La primera parte es que el colchón se acople al somier de la cuna perfectamente, sin dejar espacio sobrante donde el bebé pueda encajar alguna parte del cuerpo, de este modo evitaremos accidentes. Recomendamos que una holgura máxima sea la mitad del ancho del dedo de un adulto permitiéndonos ajustar las sábanas de la cuna.

También creemos por la experiencia en colchones para cuna de nuestra empresa que le añadamos a los colchones una funda protectora ya que así evitaremos que se llene de manchas de sudor, vómitos y otros fluidos. De este modo, si fuese necesario se retirará la funda para un lavado y se mantiene limpia e higienizada la cama de nuestro bebé. Siguiendo dentro de las fundas para colchones de cuna sería bueno que en la parte superior los tejidos de la funda sean también hipoalergénicos y transpirables para que si en algún caso están en contacto con la piel del bebé evitar irritaciones y alergias.

¿Cómo elegir el colchón para cuna ideal?

Como venimos observando hay que cuidar muchos factores a la hora de disponer de una cama correcta para nuestro bebé, y la calidad del entorno del descanso también influye, por ello, es importante elegir el máximo de materiales transpirables para que también se regule la temperatura del pequeño y no le acaloren en exceso. Además de un adecuado sistema de transpiración, recomendamos que los colchones para bebé dispongan de propiedades antialérgenas así conseguiremos repeler los ácaros y las bacterias a su alrededor, evitando irritaciones en la piel del bebé, e incluso asma pediátrica.